domingo, 23 de agosto de 2009

Lo justo y lo terrorista.

video

Los medio de comunicación de Chile han hecho cátedra de lo que es terrorismo, poniendo como protagonistas a los activistas del pueblo mapuche. Junto a ellos, muchos políticos se han unido a la campaña por la prostitución de la palabrita, sintiéndose los dueños de la verdad.

Pero creo que han olvidado lo fundamental, el origen de la palabra terrorismo. Según la Rae, terrorismo se define como “La dominación por el terror” también como “Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror”. Entonces es simple, las formas en que los policías buscan entrar y encontrar información, es una forma terroristas.

Cómo es posible que el estado tenga use este tipo de maniobras para con nuestros pueblos étnicos, como si se les hubiera olvidado su importancia en nuestra historia. Cómo es posible que los medios de comunicación se hayan encargado de satanizar a los comuneros mapuches.

Olvidadizos son al parecer, esa amnesia selectiva que suelen tener nuestros políticos. Han olvidado el por qué de la lucha, el por qué de la falta de recursos del pueblo mapuche. Como si no supieran que gracias al desplazamiento a fronteras agrícolas a llevado al debilitamiento de la producción mapuche.

Pero como hacerles entender que la lucha de los pueblos originarios está justificada, cuando ellos piensan en sus bolsillos. A veces ni siquiera creo que la palabra político les asiente, pues se supone que ellos deberían ser la bisagra entre el estado y la sociedad, pero al parecer ellos solo son estado.

El no de los con nombre.


Hace unos días curioseando por internet encontré un libro de Beatriz Preciado, digamos que el libro salio hace algún tiempo , pero bueno. La cosa es que empecé a leer y a ver algunas entrevistas, ante las explicaciones de la autora de por qué había escrito “El manifiesto contrasexual” me di cuenta que era un reclamo más ante esta sociedad regida por normas autoritarias y que beneficia a unos pocos. Más fue mi sorpresa al encontrarme con argumentos de favoritismo biológico-histórico ante ciertos rasgos que en lenguaje coloquial llamamos masculino, que según la autora se denominan Bio-hombres, un concepto bastante apropiado si nos damos cuenta que es una asignación hormonal la que nos desprende a muchxs de derechos y cualidades sociales. El hecho de que la testosterona sea llamada masculina y con características de “súper hormona” le da el rol de poder y beneficios, es por esto que está mil veces mas restringida que comprar estrógeno, y si nos podemos a pensar es obvio, ya que con la hormona femenina se vende “debilidad y restricción”. Pero bueno, no hablare más de lo masculino y lo femenino, es por esta distinción que se escribe el libro que antes nombré, tal vez con un objetivo parecido al que persigue Judith Butler, pues ambas apoyan la conocida y también criticada teoría queer.Al entrar en este mundo de la lucha contra la sociedad hetero-normativa encontré muchos buenos fundamentos que ponen en tensión lo ya conocido y establecido, y como dice Moscovici la única forma de que se produzca el cambio es que unos pocos peleen por lo que se les ha sido negado, los grandes cambios han sido propuestos por las minorías, quizás haya que esperar mucho tiempo para estos cambios pero siempre es necesario dar la pelea.

Hoy para variar encontré una noticia en la cual médicos decidieron extirpar los testículos de lo que ellos creían era genéticamente una “niña”y que justificaban con un error en la anatomía, lamentablemente su idea estaba equivoca, pues esta “niña” creció y empezó a usar ropa ancha y rechazar las barbies. Para varias, los padres nunca estuvieron de acuerdo con esta decisión de los “profesionales”.Cuando veo este tipo de cosas, es en el momento en el que pienso hasta cuando se soportan las decisiones de esos que creen que tienen la gracia divina de darnos felicidad y piden que nos conformemos con lo que ellos digan, como si cada de nosotros no supieran que es mejor para cada uno.Debo decir que lo único que se me ocurre es que el día en que cada uno deje la vida del otro en paz y no sea necesario luchar por lo que merecemos, estaremos en buen camino y por fin lograremos esa tan anhelada felicidad.